Compensacion bases imponibles negativas contabilidad

Compensacion bases imponibles negativas contabilidad

pérdidas netas de explotación para particulares

El traslado de pérdidas se refiere a una técnica contable que aplica la pérdida neta de explotación (NOL) del año en curso a los ingresos netos de años futuros para reducir la responsabilidad fiscal. Por ejemplo, si una empresa experimenta ingresos netos de explotación (NOI) negativos en el primer año, pero NOI positivos en los años siguientes, puede reducir los beneficios futuros utilizando el traslado de pérdidas netas para registrar parte o la totalidad de la pérdida del primer año en los años siguientes. De este modo, se obtiene una menor renta imponible en los años de NOI positivo, reduciendo la cantidad que la empresa debe al gobierno en concepto de impuestos. El traslado de pérdidas también puede referirse a un traslado de pérdidas de capital.

Antes de la implementación de la Ley de Recortes y Empleos Fiscales (TCJA) en 2018, el Servicio de Impuestos Internos (IRS) permitió a las empresas trasladar las pérdidas operativas netas (NOL) hacia adelante 20 años para compensar contra las ganancias futuras o hacia atrás dos años para un reembolso inmediato de los impuestos anteriores pagados. Después de 20 años, las pérdidas restantes caducan y ya no pueden utilizarse para reducir la renta imponible.

Para los ejercicios fiscales que comiencen el 1 de enero de 2018 o después, la TCJA ha eliminado la disposición de retroceso de dos años, excepto para ciertas pérdidas agrícolas, pero permite un período de arrastre indefinido. Sin embargo, los traslados están ahora limitados al 80% de los ingresos netos de cada año posterior. Las pérdidas originadas en ejercicios fiscales anteriores al 1 de enero de 2018 siguen estando sujetas a las antiguas normas fiscales y cualquier pérdida restante seguirá expirando al cabo de 20 años.

ejemplo de traslado de pérdidas netas de explotación

Si tiene una empresa que genera pérdidas, por lo general puede trasladarlas a un ejercicio posterior y reclamar una deducción por ellas como pérdida fiscal. Si es un empresario individual o una sociedad colectiva, puede reclamar las pérdidas empresariales compensándolas con sus otros ingresos personales (como los ingresos por inversiones) en el mismo año de ingresos.

Sólo los empresarios individuales o los socios individuales de una sociedad colectiva que cumplen uno de los requisitos de las pérdidas no comerciales (véase la página siguiente) pueden compensar las pérdidas empresariales con otros ingresos (como el salario o los ingresos por inversiones) en el mismo año de ingresos.

Si no cumple ninguno de estos requisitos, o si opera a través de una empresa o un fideicomiso, puede trasladarlas a años posteriores. Si su empresa obtiene beneficios en el año siguiente, puede compensar la pérdida diferida con esos beneficios.

Tenga en cuenta que una pérdida fiscal es diferente de una pérdida de capital. Una pérdida de capital se produce cuando se enajena un activo de capital por menos de su base de coste fiscal. Una pérdida de capital sólo puede compensarse con cualquier ganancia de capital en el mismo año de ingresos o arrastrarse para compensarla con futuras ganancias de capital – no puede compensarse con ingresos de naturaleza de renta.

balance de pérdidas fiscales

La mayoría de los contribuyentes ya no tienen la opción de arrastrar una pérdida neta de explotación (NOL). Para la mayoría de los contribuyentes, las NOL que surgen en los años fiscales que terminan después de 2020 sólo pueden ser trasladadas. La regla de traslado de 2 años en vigor antes de 2018, generalmente, no se aplica a las NOL que surgen en los años fiscales que terminan después del 31 de diciembre de 2017. La Ley CARES prevé un traslado especial de 5 años para los ejercicios fiscales que comiencen en 2018, 2019 y 2020. Las excepciones se aplican a determinadas pérdidas agrícolas y NOL de compañías de seguros que no sean de vida. Además, para las pérdidas que surjan en los ejercicios fiscales que comiencen después del 31 de diciembre de 2020, la deducción de las pérdidas operativas netas se limita al 80% del exceso (si lo hay) de la renta imponible (determinada sin tener en cuenta la deducción, la QBID y la deducción de la Sección 250 sobre el total de NOLD de las NOL que surjan en los ejercicios fiscales que comiencen antes del 1 de enero de 2018.

asientos de pérdidas fiscales

Aunque la ley P.L. 115-97, conocida como Tax Cuts and Jobs Act (TCJA), redujo el tipo máximo del impuesto sobre la renta de las empresas del 35% al 21% y proporcionó una deducción del 20% para los ingresos empresariales cualificados de paso y de propietario único (véase “Mecánica de la nueva deducción Sec. 199A para los ingresos empresariales cualificados”, página 44), los cambios de la ley en las reglas de traslado de pérdidas operativas netas (NOL) pueden disminuir el efecto total de la reducción de la tasa o la deducción para los contribuyentes con NOL que surgen en los años fiscales que comienzan a partir del 1 de enero de 2018.

El cambio de la TCJA en el tratamiento de las NOL no carece de precedentes. La deducción por pérdidas operativas se promulgó por primera vez en 1918 como una medida temporal relacionada con la guerra. La deducción de pérdidas operativas se ha permitido, ampliado o eliminado del Código en numerosas ocasiones. El Congreso ha considerado durante mucho tiempo que la concesión de la deducción por pérdidas de explotación es un medio para tratar de forma más equitativa a los contribuyentes con ingresos medios similares, pero con diferentes ciclos de ganancias que abarcan periodos más largos que un año fiscal.

  Teoria de la partida doble contabilidad

porErnesto Villalba Gutiérrez

Ernesto Villalba Gutiérrez, asesor financiero.

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad