Definicion de prudencia en contabilidad

Definicion de prudencia en contabilidad

Definicion de prudencia en contabilidad

Dic 16, 2021 contabilidad por admin

reconocimiento de ingresos

El concepto de conservadurismo implica que la entidad debe seleccionar aquellos métodos contables (entre los disponibles) con menos posibilidades de sobrevalorar los activos o los ingresos y subestimar los pasivos o los gastos de la entidad en los estados financieros. También se denomina concepto de prudencia.

Debido al principio de devengo, la mayoría de los gastos e ingresos que figuran en los estados financieros de la entidad aún no se han pagado o recibido. Esto da margen a los contables y a la dirección para manipular las cifras a su favor, lo que puede inducir a error a otros usuarios de los estados financieros.

Para que los estados financieros sean fiables y presenten una visión más realista y justa de las operaciones de la entidad, los marcos contables defienden el concepto de conservadurismo, según el cual la entidad debe reconocer las pérdidas que se produzcan y hacer provisiones para las pérdidas esperadas o cuando surja la probabilidad de que se produzcan salidas de efectivo, o bien revelar las pérdidas que sean menos probables pero no del todo remotas. Mientras que los ingresos se reconocen sólo cuando la entidad ha recibido o tiene la certeza de recibir el beneficio o la entrada de efectivo.

concepto de prudencia pdf

El Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (CNIC) ha publicado su «Marco Conceptual para la Información Financiera» revisado. Incluye definiciones revisadas de un activo y un pasivo, así como nuevas orientaciones sobre la valoración y la baja en cuentas, la presentación y la divulgación. El nuevo Marco Conceptual no constituye una revisión sustancial del documento, como se pretendía en un principio cuando se retomó el proyecto en 2004. En su lugar, el IASB se centró en temas que aún no estaban cubiertos o que mostraban evidentes deficiencias que debían ser tratadas.

El Marco Conceptual se había mantenido prácticamente sin cambios desde su creación en 1989. En 2004, el IASB y el FASB decidieron revisar el marco conceptual; sin embargo, el cambio de prioridades y la lentitud del proyecto hicieron que éste se abandonara en 2010, después de que sólo se hubiera finalizado la fase A del proyecto conjunto original y se hubiera introducido en el marco existente como capítulos 1 y 3 en septiembre de 2010. En la fase D se publicaron un documento de debate y un borrador de exposición, pero nunca se finalizó. Los Consejos debatieron ampliamente las fases B y C sin que se publicara ningún documento de consulta, y las fases E a H permanecieron en gran medida intactas.

concepto de coherencia en contabilidad

En contabilidad, la convención del conservadurismo, también conocida como la doctrina de la prudencia, es una política de previsión de posibles pérdidas futuras pero no de ganancias futuras. Esta política tiende a infravalorar, en lugar de sobrevalorar, los activos netos y los ingresos netos y, por tanto, lleva a las empresas a «ir a lo seguro». Cuando se da a elegir entre varios resultados en los que las probabilidades de que se produzcan son igualmente probables, se debe reconocer aquella operación que dé lugar a la menor cantidad de beneficios, o al menos al aplazamiento de un beneficio[1][2].

En contabilidad, se establece que, al elegir entre dos soluciones, debe seleccionarse la que tenga menos probabilidades de sobrevalorar los activos y los ingresos. En esencia, «las pérdidas esperadas son pérdidas, pero las ganancias esperadas no son ganancias».

El principio de conservadurismo es el fundamento de la regla del menor coste o del mercado, que establece que hay que registrar las existencias al menor de los dos valores: su coste de adquisición o su valor actual de mercado.

conceptos contables

El concepto de prudencia en la contabilidad (también conocido como conservadurismo) es un concepto contable fundamental que se basa en el enfoque conservador de estimar los pasivos, las pérdidas de los gastos (es decir, el lado de las salidas de efectivo) de forma proactiva y de estimar los activos, los ingresos y los beneficios (es decir, el lado de las entradas de efectivo) de forma retroactiva para no infravalorar los pasivos ni sobrevalorar los activos.

Por prudencia, los ingresos previstos no deben reconocerse a menos que existan transacciones (y no sólo eventos) que justifiquen la certeza de la realización de los ingresos. Esto garantiza que los ingresos (y también los beneficios) no se sobrevaloren indebidamente sin una base.

Por ejemplo, una empresa se dedica a la fabricación y venta de desinfectantes. Se espera recibir un pedido de venta del departamento del gobierno federal, por lo que se presenta una oferta. En la fecha de cierre, no se aprueba ninguna licitación, no se llega a ningún acuerdo, no se inicia ningún pedido de fabricación, no se recibe ningún anticipo, no se hacen arreglos de suministro, etc. Como ven, nada ha prosperado hasta el final del año. Por lo tanto, la empresa no puede reconocer ese ingreso a menos que la venta de desinfectantes haya comenzado realmente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad