Que significa subvencion a fondo perdido

Que significa subvencion a fondo perdido

Subvenciones públicas no reembolsables

Una subvención o incentivo gubernamental es una forma de ayuda o apoyo financiero que se concede a un sector económico (empresa o individuo), generalmente con el objetivo de promover la política económica y social[1] Aunque normalmente se concede desde el gobierno, el término subvención puede referirse a cualquier tipo de apoyo, por ejemplo, de las ONG o como subvenciones implícitas. Las subvenciones adoptan diversas formas: directas (subvenciones en efectivo, préstamos sin intereses) e indirectas (exenciones fiscales, seguros, préstamos a bajo interés, amortización acelerada, descuentos en el alquiler)[2][3].

Una subvención a la producción anima a los proveedores a aumentar la producción de un determinado producto compensando parcialmente los costes o las pérdidas de producción[4] El objetivo de las subvenciones a la producción es ampliar la producción de un determinado producto de forma que el mercado lo promueva, pero sin aumentar el precio final para los consumidores. Este tipo de subvención se encuentra predominantemente en los mercados desarrollados[3] Otros ejemplos de subvenciones a la producción son las ayudas a la creación de una nueva empresa (Enterprise Investment Scheme), a la industria (política industrial) e incluso al desarrollo de determinadas zonas (política regional). Las subvenciones a la producción son objeto de un debate crítico en la literatura, ya que pueden causar muchos problemas, como el coste adicional de almacenar los productos producidos de más, la depresión de los precios del mercado mundial y el incentivo a los productores para que produzcan en exceso, por ejemplo, un agricultor que produzca en exceso en función de la capacidad de carga de su tierra…

  Residencias subvencionadas por la junta de andalucia

Préstamos no reembolsables para pequeñas empresas

Las subvenciones públicas son transferencias de recursos a una entidad por parte del gobierno a cambio del cumplimiento pasado o futuro de ciertas condiciones relacionadas con las actividades operativas de la entidad. Las ayudas públicas son acciones de la Administración destinadas a proporcionar un beneficio económico específico a una entidad o a una serie de entidades que cumplen determinados criterios.

La entidad reconoce las subvenciones oficiales sólo cuando existe una garantía razonable de que la entidad cumplirá las condiciones asociadas a las mismas y de que las subvenciones se recibirán. Las subvenciones oficiales se reconocen en el resultado del ejercicio de forma sistemática a lo largo de los periodos en los que la entidad reconoce como gastos los costes relacionados que las subvenciones pretenden compensar.

Una subvención oficial que se convierta en exigible como compensación de gastos o pérdidas ya incurridos o con el fin de dar un apoyo financiero inmediato a la entidad sin costes futuros relacionados se reconoce en el resultado del periodo en el que se convierte en exigible.

Subvenciones no reembolsables para la vivienda

Una subvención o incentivo gubernamental es una forma de ayuda o apoyo financiero que se concede a un sector económico (empresa o individuo), generalmente con el objetivo de promover la política económica y social[1] Aunque normalmente se concede desde el gobierno, el término subvención puede referirse a cualquier tipo de apoyo, por ejemplo, de las ONG o como subvenciones implícitas. Las subvenciones adoptan diversas formas: directas (subvenciones en metálico, préstamos sin intereses) e indirectas (exenciones fiscales, seguros, préstamos a bajo interés, depreciación acelerada, descuentos en el alquiler)[2][3].

  Subvenciones adquisicion primera vivienda

Una subvención a la producción anima a los proveedores a aumentar la producción de un determinado producto compensando parcialmente los costes o las pérdidas de producción[4] El objetivo de las subvenciones a la producción es ampliar la producción de un determinado producto de forma que el mercado lo promueva, pero sin aumentar el precio final para los consumidores. Este tipo de subvención se encuentra predominantemente en los mercados desarrollados[3] Otros ejemplos de subvenciones a la producción son las ayudas a la creación de una nueva empresa (Enterprise Investment Scheme), a la industria (política industrial) e incluso al desarrollo de determinadas zonas (política regional). Las subvenciones a la producción son objeto de un debate crítico en la literatura, ya que pueden causar muchos problemas, como el coste adicional de almacenar los productos producidos de más, la depresión de los precios del mercado mundial y el incentivo a los productores para que produzcan en exceso, por ejemplo, un agricultor que produzca en exceso en función de la capacidad de carga de su tierra…

Subvenciones no reembolsables

Una subvención es un premio, normalmente económico, que una entidad (normalmente una empresa, una fundación o un gobierno) concede a un individuo o una empresa para facilitar un objetivo o incentivar el rendimiento. Las subvenciones son esencialmente regalos que no tienen que ser devueltos, en la mayoría de las condiciones. Pueden ser préstamos para la educación, dinero para la investigación y opciones sobre acciones. Algunas subvenciones tienen periodos de espera -llamados periodos de bloqueo o de adquisición de derechos- antes de que el beneficiario pueda asumir la plena propiedad de la recompensa económica.

  Subvenciones cambiar tejado uralita

En el caso de las empresas, una subvención suele referirse a la concesión de opciones sobre las acciones de la empresa que se otorga a un empleado para obtener su lealtad e incentivar un buen rendimiento en el trabajo. Tras el periodo de espera, el empleado puede ejercer estas opciones sobre acciones y hacerse con ellas, a menudo a un precio inferior al valor de mercado de las acciones en ese momento. A veces se conceden acciones reales que pueden venderse tras un periodo de espera.

Las concesiones de opciones sobre acciones suelen ofrecerse a los empleados después de que hayan trabajado en la empresa durante un periodo de tiempo determinado. Cada empresa decide cómo funciona su programa de concesión, pero la mayoría de las veces los empleados deben seguir trabajando para la empresa y no pueden ejercer las opciones concedidas (vender las acciones concedidas) durante un periodo de tiempo determinado.

porErnesto Villalba Gutiérrez

Ernesto Villalba Gutiérrez, asesor financiero.